The Bellrays | Sala X, 2016 - Ángel Bernabéu
1269
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-1269,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-16.0.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

The Bellrays | Sala X, 2016

THE BELLRAYS rompió las fronteras del sonido.

Poco a poco la Sala X se iba llenando con un público muy variado. Hacía tiempo que no se veía tanta expectación ni tantos fotógrafos, y es que volvían los incombustibles Lisa Kekaula y Bob Vennum, esta vez con su versión THE BELLRAYS, acompañados por Pablo Rodas al bajo y Maxi Resnikosky a la batería.
Los californianos llegaron con la contundencia que se les esperaba, directos al “lío” con Black Lightning; canción que da nombre a su decimocuarto disco (que se dice pronto) y quizás el disco que más sonó en todo el concierto. Más tarde llegaron canciones como Mine all mine Maniac blues con esas guitarras potentes. Pronto llegó su primera versión de la mano de Dream police de los Cheap Trick.
Más tarde, Pinball city, donde la impresionante e implacable voz de Lisa nos lleva a otra dimensión, acompañada por los contundentes ritmos de la batería de Maxi. Ya esta canción nos dejó sin aliento al cerrar el disco Hard Sweet and Sticky.

El punteo de Anymore nos adentraba en las profundidades del rock, una de mis canciones favoritas de esta banda. Esta canción dio paso a The Way, el que para mi fue el momento de más soul. No faltaron canciones como Power to burnLiving a lie Everybody get up hasta llega al temazo Infection; tema potente que en directo toma una fuerza inimaginable a base de guitarras, golpes de bajo, una batería demoledora y un punteo delirante; que seguramente dejó algún dolor de cuello en los presentes.
El concierto iba pasando su ecuador cuando llegó uno de los momentos más esperados con Whole lotta love ( Led Zeppelin ), y poco más tarde otro de los cover esperados Never say die ( Black Sabbath ). Tras el descanso nos fueron preparando canción a canción para entrar en la autopista del infierno, y es que no podía acabar el concierto con otra canción que no fuera Highway to hell ( AC/DC ).

Y así nos dejaron con un subidón provocado por buena y potente música. Contentos de escuchar un pedazo de concierto de Rock y, como no puede ser de otra manera en este tipo de concierto, regresando con una buena sonrisa.

Date
Category
Conciertos, Inicio, Sala X